Comunicaciones

Noticias Sumando Esfuerzos

Descubra todas las noticias publicadas sobre la iniciativa Sumando Esfuerzos de Elanco

Share on

NOTICIA 25/01: Tratamiento y prevención de la diarrea posdestete en lechones

La práctica diaria conlleva una serie de aspectos que hay que tener en cuenta a la hora de instaurar cualquier terapia antimicrobiana. Lorenzo Fraile (Universitat de Lleida) detalla cada uno de estos puntos. Además, Miguel Claver (Elanco) repasa la importancia de las vacunas como método de prevención y hace especial hincapié en que, para que sean realmente efectivas, es necesario un diagnóstico preciso, una correcta administración y su monitorización a través del análisis de datos.

La terapia antimicrobiana en la práctica

Fraile tiene claros los cinco criterios a tener en cuenta para establecer una terapia antimicrobiana:

  • Diagnóstico de certeza:
    • Identificación del germen patógeno mediante el diagnóstico correcto.
    • Conocer la sensibilidad del patógeno a diferentes antimicrobianos de elección
  • Características farmacocinéticas de los fármacos: la información aparece en la pauta posológica del prospecto del medicamento.
  • Reacciones adversas como por ejemplo las disbiosis ocasionadas por tratamientos largos de antibióticos.
  • Tiempo de espera.
  • Coste del tratamiento: debe ser económicamente rentable.

En base a estos puntos, ¿cómo se haría un uso prudente de antibióticos en el caso de las diarreas posdestete? Los pasos a seguir son los siguientes:

1. Tener un diagnóstico preciso para seleccionar el mejor antimicrobiano mediante la colección de datos epidemiológicos para hacer un abordaje más prudente.

2. Conocer la sensibilidad de los microorganismos implicados.

3. Utilizar productos registrados para la especie y la indicación.

4. Seguir el régimen posológico correcto, con la dosis y el tratamiento adecuado. Desde el punto de vista de los veterinarios, es muy importante la monitorización de los trabajadores de la granja durante el tratamiento.

5. Evitar el uso fuera de etiqueta.

6. Proporcionar datos de consumo de antibióticos a las autoridades.

7. Describir cualquier efecto adverso.

La vacunación es clave para una prevención eficaz

A lo largo del tracto digestivo del cerdo existe una potente barrera defensiva inmunitaria destinada a proteger al organismo de las amenazas que utilizan esta vía de entrada. Según Jung (2010), aproximadamente un 70 % de las células del sistema inmunitario están asociadas a mucosas del intestino.

Pero, a pesar de los múltiples métodos de defensa, debido al estrés y al ayuno asociado al destete, se puede crear un desequilibrio en esta barrera que provoque alteraciones en su integridad y, en consecuencia, la aparición de diarreas. Además, hay que tener en cuenta que el sistema inmunitario de la mucosa intestinal del lechón es inmaduro y requiere un tiempo para considerarse totalmente funcional (Fariñas, 2015).

En un contexto de uso responsable de antimicrobianos y prohibición del óxido de zinc, la vacunación es uno más de los métodos de control frente a la diarrea posdestete debido a que se trata de una medida eficaz debido a su capacidad de generar una respuesta inmunitaria adecuada.

Para Claver, otro punto muy importante a tener en cuenta es la adaptación del programa vacunal a la problemática debido a que, para proteger correctamente al lechón frente a la diarrea al destete, el momento de la vacunación, la correcta administración de la vacuna y el posterior desarrollo de inmunidad (correcta producción de IgA en la mucosa intestinal en el momento del desafío) se tendrán que analizar de forma minuciosa.

Además, para poder evaluar de forma global los resultados de la estrategia de vacunación, es imprescindible contar con:

  • Datos: principalmente a nivel productivo y económico.
  • Tiempo: no son medidas inmediatas, requieren de un periodo de desarrollo que hay que respetar.

En algunos trabajos (Nadeau E. et al. 2017), se ha descrito una disminución de la excreción tras la vacunación de los lechones, con ausencia o presencia de diarrea. Es por ello que este tipo de intervenciones tendrá que venir siempre acompañado de un gran esfuerzo de limpieza y desinfección de las instalaciones para conseguir el objetivo del control de la patología.


NOTICIA 18/01: El uso de antimicrobianos en el sector porcino

El uso responsable de antibióticos para reducir y prevenir la aparición de resistencias es otro reto importante para el sector porcino. En este artículo, Cristina Muñoz (PRAN) nos repasa la situación actual y la legislación vigente y, además, Lorenzo Fraile (Universitat de Lleida) recuerda la importancia de realizar un buen diagnóstico como primer paso para un buen uso de los antimicrobianos.

¿Cuál es la situación actual? 

En el año 2016, los primeros datos recogidos sobre uso de antimicrobianos situaban al sector porcino por primera vez como el responsable del 75 % del total del consumo de antibióticos de todas las especies de origen animal.

En el 2019, tras la bajada importante en las ventas de antibióticos, el porcentaje de los antibióticos consumidos por la ganadería porcina en España no varió al compararlo con otras especies (74,5 %).

Entre los principales patógenos frente a las que se están utilizando antibióticos encontramos E. coli, el causante de la diarrea posdestete. Hasta ahora, el tratamiento siempre ha incluido una combinación entre óxido de zinc en el pienso y un uso constante de antibióticos (con la colistina como producto destacado).

Pero estos dos productos presentan una serie de restricciones que hacen que el sector porcino tenga que dejar de usarlos en su práctica diaria:

  • Colistina: se ha identificado un nuevo mecanismo de resistencia plasmídico en China (gen mcr-1) que presenta una distribución mundial y eso ha hecho que se convierta en un antibiótico crítico para medicina humana. Desde el año 2016 España está reduciendo su uso y el sector porcino ha logrado pasar de los 35 mg/PCU a 1,44 mg/PCU el 2018.
  • Óxido de zinc: en marzo del 2019, el Comité de Medicamentos de Uso Veterinario (CVMP) llega a la conclusión de que la relación global beneficio-riesgo que existe con respecto a la prevención de la diarrea en cerdos no contrarresta los riesgos medioambientales y sanitarios. Por esta razón, deciden que su uso quedará prohibido el 26 de junio del 2022.

Además, este mes de enero de 2022 ha entrado en vigor la nueva legislación del uso de los antibióticos dictada en 2019. Los reglamentos 2019/6 y 2019/4 incluyen cambios tan relevantes como:

  • Evitar el uso rutinario de:
    • Profilaxis (uso de un medicamento antes de que estén instaurados los signos clínicos de enfermedad): entre otras medidas, se prohíbe el uso de piensos medicamentos con antibióticos para uso preventivo.
    • Metafilaxis (administración de un medicamento a un grupo de animales después de que se haya establecido un diagnóstico de enfermedad clínica en parte del grupo).
  • Limitar el uso de antimicrobianos en veterinaria que son de importancia crucial para prevenir o tratar infecciones humanas potencialmente mortales.
  • Fomentar e incentivar el desarrollo de nuevos antimicrobianos para animales.
  • Instaurar un control más estricto de la publicidad de los antibióticos veterinarios.
  • Abordar adecuadamente los riesgos y los beneficios de estos medicamentos en los requisitos de autorización.

Por otro lado, dentro del marco de la estrategia de reducción de antibióticos en Europa, nos encontramos también el “Acuerdo Verde” (Green Deal) que tiene por nombre “De la granja a la mesa” (From Farm to Fork). En él, una de las condiciones que se proponen es que las ventas de antibióticos se reduzcan en hasta el 50 % antes del año 2030.

Las acciones del PRAN 

El nuevo PRAN, cuyo inicio está previsto para principio del 2022, busca la colaboración de todas las partes involucradas del sector, una coordinación efectiva entre instituciones y una armonización de criterios. Dentro de este nuevo PRAN, y con el enfoque en el sector porcino como principal consumidor de antibióticos, destacan los siguientes programas:

1. Ampliación del Programa Reduce Colistina a un programa general de Reduce Antibióticos.

2. Continuar la recogida de datos ESVAC tanto de ventas como de uso.

3. Programa de vigilancia de patógenos clínicos y mapa de resistencias.

4. Programas de prevención.

La importancia de un buen diagnóstico

En el caso de las diarreas posdestete, al ser un problema multifactorial el diagnóstico es un tema complejo y debemos tener en cuenta tres tipos de factores:

  • Determinantes: el propio patógeno causante de la enfermedad.
  • Predisponentes. Entre los factores que hacen que unos individuos sean más susceptibles que otros destacan:
    • Susceptibilidad genética: para que E. coli se pueda añadir a los enterocitos, es necesario la presencia de unos receptores en las células.
    • Transferencia de la inmunidad pasiva: los animales mal encalostrados van a ser animales propensos a tener problemas tanto en destete como en posdestete.
    • Edad: asociada a la capacidad del lechón de producir enzimas adecuados para la digestión del pienso en el destete.
    • Estrés.
  • Contribuyentes: su presencia complica aún más la patología existente. Por ejemplo:
    • El alojamiento, la higiene y la densidad.
    • Las coinfecciones.

Como consecuencia de esta casuística multifactorial, Fraile tiene claro que no encontraremos una solución única y milagrosa. Por lo tanto, el abordaje del diagnóstico también debe ser múltiple y seguir los siguientes pasos:

1. Revisar todos los factores contribuyentes y predisponentes haciendo hincapié en la higiene y la densidad.

2. Confirmar los patógenos implicados en el proceso.

3. Hacer una selección adecuada de los antimicrobianos.

Este abordaje diagnóstico debe hacerse en combinación desde la:

  • Microbiología: para hacer un buen diagnóstico microbiológico se deben respetar una serie de condiciones como son tener asepsia durante el proceso de muestreo, tomar muestras en la zona de transición entre lesión y tejido sano o enviar las muestras al laboratorio frescas y refrigeradas (4 ºC) en menos de 24 horas.
  • Histopatología: es importante tomar aproximadamente 3 cm de muestra, abierta longitudinalmente, enfocándose en la parte del tracto digestivo que mejor se considere para hacer el diagnóstico de las diarreas. Así, en el caso de E. coli, el intestino delgado sería el tejido de elección.
  • Clínica: es importante que exista correlación entre la clínica y la histopatología, ya que la importancia del aislamiento de un E. coli puede ser discutible con la presencia de otras lesiones compatibles con otras patologías.

NOTICIA 12/01: La importancia del confort térmico del lechón

Muchos agentes del sector porcino han puesto la mirada en las fábricas de piensos buscando la alternativa perfecta al óxido de zinc pero, como ya te habrás dado cuenta en anteriores entregas, no existe una solución “mágica” que cubra toda la casuística. 

Como experto en asesoramiento para empresas del sector porcino dentro del grupo de trabajo “Sumando esfuerzos”, Enric Marco (Marcovet Grup) nos da las claves para lograr unas condiciones ambientales óptimas.

Para reducir los tiempos de ayuno debemos respetar el confort del lechón y esto se logra de forma multifactorial: la temperatura no lo es todo…

Los puntos críticos a tener en cuenta a la hora de lograr un ambiente adecuado en las salas de transición son:

  • Temperatura.
  • Corrientes de aire.
  • Humedad.

La temperatura per se no da confort

El primer punto a evitar es la sensación de frío del lechón, pero sin importar lo que marque el termómetro de la sala. A veces la temperatura es la correcta y, aun así, los lechones se apilan porque hay corrientes de aire.

Los lechones son muy sensibles al frío y la razón es que durante las horas siguientes al destete su ingestión de alimento se reduce. No podemos olvidar que los lechones destetados proceden de la fase anterior (la fase de lactación), donde su alimentación era líquida, regular (marcada por la cerda) y caliente. Ahora su alimentación pasará a ser seca, dependerá solo de él y deberá combinar la ingestión de pienso con la de agua (fría) que deberá tomar de una tolva y un bebedero frecuentemente distintos a los que tenía en la fase previa.

En el caso de la temperatura, ambos extremos son malos y conllevan problemas para los animales. Ya hemos dicho que si sienten frío se van a mover menos y por lo tanto su actividad exploratoria se reduce, reduciéndose las visitas al comedero y por lo tanto las probabilidades de comer, pero cuando el ambiente es demasiado caliente, el lechón tampoco se va a mover ya que el movimiento genera más calor y de ahí que se reduzca la ingestión de alimento.

Recomendaciones de temperatura ambiente para lechones destetados:

  Días Postdestete T inicio vent. (°C)
Destete Día 0 (7,5kg) 26*
  Día 21 24
  Día 42 22
*Temperatura recomendada cuando el suelo tiene parte sólida, nidos o incluso placas calefactoras.Si el suelo es de slat total, se recomiendan 28° C al destetar.

La humedad es muy importante

En ocasiones, los problemas se presentan incluso cuando la temperatura que marca el termómetro es la recomendada. Esto sucede cuando la sala no se ha precalentado antes de la llegada de los lechones.

El contraste entre la temperatura del aire (caliente) y las paredes y suelos (todavía fríos) puede suponer un incremento en la humedad de las superficies frías.

El exceso de humedad se concentra en las superficies frías y conlleva un cambio de patrón del lechón a la hora de dormir: se tumba en la zona de las rejillas. En consecuencia, esto puede ocasionar un bloqueo del comedero según la disposición del corral y evitar o retrasar que los animales coman.

¿Qué sucede cuando la ventilación no es la adecuada?

La temperatura que sienten los lechones también se verá reducida cuando la velocidad el aire en la sala sea excesiva. Mantener una correcta ventilación, acorde al peso de los animales y un buen diseño de entradas de aire será esencial para evitar corrientes de aire.

Pero hay ocasiones en que las corrientes de aire se generan en la propia sala donde se encuentran los animales, sin que la ventilación tenga nada que ver. Este es el caso de las salas no precalentadas suficientemente. El contraste entre la temperatura del aire y las paredes origina corrientes de aire en el interior de la sala que reducirán la sensación térmica que tiene el lechón. Una diferencia de temperatura entre paredes y el aire de una sala de tan solo 3°C, supone disminuir la sensación térmica del lechón en 1,5°C.

Conclusiones

En resumen, Marco tiene claro que muchos de los problemas recurrentes de diarreas en la transición están causados por malas condiciones ambientales. Por lo tanto, si no conseguimos resolver primero los problemas ambientales, no conseguiremos detener el problema de las diarreas con óxido de zinc y antibiótico. Y, por otro lado, también debemos tener en cuenta que aunque haya elementos para medir los parámetros ambientales no servirán de nada si no miramos a los animales.


NOTICIA 04/01: Puntos clave para lograr unas condiciones ambientales óptimas en maternidad   

Las necesidades ambientales de las cerdas no tienen nada que ver con la de los lechones y eso es importante tenerlo en cuenta en las semanas en las que comparten salas… 

Como experto en manejo de maternidades dentro del grupo de trabajo “Sumando esfuerzos”, Luis Sanjoaquín (Thinkinpig) nos resume cuáles son los aspectos más importantes a tener en cuenta: corrientes de aire, uso de papel, etc.

Limpieza y desinfección

El primer paso es una estricta limpieza y desinfección la entrada de las cerdas en salas convenientemente secadas que permitan una correcta adaptación y una disminución en la aparición de procesos patológicos que pondrían en compromiso la supervivencia del lechón.

Ventilación

En los primeros días de vida del lechón es importante contar con una reducción de los porcentajes de ventilación para evitar corrientes de aire excesivas sobre los lechones.

El exceso de corrientes de aire sobre los lechones puede acarrear problemas en su comportamiento y la aparición de procesos patológicos, como las diarreas neonatales.

Temperatura

En la tabla se muestran las temperaturas ideales que sugiere Sanjoaquín con el objetivo de buscar el máximo bienestar de los animales y, en algunos de los casos, adecuándolas a ambos tipos de animales:

Periodo Sala Cerdas Manta Lechones
1ª SEMANA 23 35-37
2ª SEMANA 21 32-34
3ª SEMANA 19-20 30
4ª SEMANA 19-20 28

Las temperaturas de las salas de maternidad al parto son superiores a lo que buscamos una vez que el periodo de lactación progresa.

Aun así, la temperatura de la primera semana no es la más ideal al parto ya que se deben buscar partos cortos y rápidos, lo cual se produce siempre a menor temperatura. Pero, por otro lado, también se necesita una temperatura de la sala más óptima para el lechón.

Sabemos perfectamente que la pérdida de temperatura que sufre el lechón se contrarresta con el consumo de calostro, su primer alimento y su primera fuente de energía.

Por lo tanto, si el lechón no se encalostra correctamente pierde temperatura y disminuyen enormemente sus posibilidades de supervivencia, además de la posible aparición de diarreas debido al cierre incompleto del intestino que permite la entrada de agentes patógenos. Como dato significativo, Sanjoaquín comenta que "un lechón con menos de 100 gramos de consumo de calostro solo tiene un 40 % de posibilidades de sobrevivir".

Es por ello que dotar a la cerda de un ambiente correcto nos ayudará en la reducción de la duración de los partos y en un mejor arranque de la cerda durante el periodo de lactación. Además, también favorecerá un mejor ambiente a nivel del lechón. Así, estos animales tendrán mayor vitalidad y, en consecuencia, aumentarán su consumo de calostro derivado de una menor pérdida de temperatura, algo crítico en las primeras horas de vida tras el parto.

A medida que avanza el periodo de maternidad nuestro objetivo es disminuir las temperaturas de la sala:

  • Cerdas: bajaremos lo que nos sea posible conforme avance la lactación hasta alcanzar los 20ºC. Eso conlleva un aumento en el consumo de pienso durante ese periodo y, por lo tanto, un aumento en la producción de leche.
  • Lechones: también es importante reducir paulatinamente las temperaturas de su zona ambiente (mediante la manta) ya que a medida que aumentan su peso vivo ya no necesitan tanto calor y, además, esta reducción ayuda a bajar la temperatura de la sala.

Seguir esta escala de temperaturas facilita:

  • Mayores pesos al destete por la mayor producción de leche y la menor temperatura en la zona de los lechones (se maximiza su potencial de crecimiento).
  • Menores cambios en maternidad por lechones atrasados.
  • Un mejor comportamiento de los lechones en la fase del destete.

Uso de papel

El papel es muy útil y eficaz para sacar a los lechones adelante, sobre todo en el caso de los partos nocturnos, pero debemos retirarlo.

Como comenta Sanjoaquín, ese papel mojado sobre el que se tumba el lechón, si no lo retiramos, provoca una sensación de frío que, a su vez, provocará un disconfort ambiental que supone un incremento en la incidencia de diarreas en maternidad.


NOTICIA 28/12 ¿Tenemos claro el concepto de higiene en producción porcina? 

Consideramos un lavado correcto al que se resume como lavado a presión con detergente, añadir desinfectantes y dejar secar. Pero una higiene adecuada va mucho más allá…  

Y este fue uno de los 9 puntos clave tratados por del grupo de trabajo “Sumando esfuerzos”, dentro del cual Enric Marco (Marcovet Grup) aportó los datos de varios estudios que demuestran que “El concepto de higiene en producción porcina es erróneo”.

Y este error es debido básicamente a que algunos de los elementos de las granjas no se están lavando bien: rejillas, chupetes, fosas…

No, no limpiamos bien

Consideramos un lavado correcto al que se resume como lavado a presión con detergente, añadir desinfectantes y dejar secar. Marco remarca que algunos elementos de las granjas no se están lavando bien.

Elementos como las rejillas y las fosas, las tuberías de agua o los chupetes no se lavan y desinfectan en profundidad.

Investigaciones como la de Mannion et al. (2005) se encargan de confirmar estas afirmaciones revisando cuál es el nivel de contaminación por enterobacterias en el suelo.

En este caso, el nivel se reducía en la mayoría de las explotaciones porcinas del estudio después del lavado. Pero, por otro lado y en las mismas explotaciones, esa reducción no se apreciaba al revisar el nivel de contaminación en comederos y bebederos.

¿Qué implica esto? La limpieza que es correcta en el suelo no lo es en otros elementos tan importantes como tolvas y chupetes, que es donde va el lechón a comer y beber.

Marco además remarca el papel de transmisión de patógenos que pueden tener las moscas y sus larvas (que seguramente contienen los mismos E. coli patógenos del lote de animales anterior) si no se realiza una buena limpieza y desinfección de las fosas. Una limpieza que tampoco suele ser correcta debajo de los slats de la mayoría de granjas.

Pero eso no es todo… La limpieza y desinfección de las tuberías de agua también es otro punto a tener en cuenta ya que, como bien dice Marco, clorar el agua no es suficiente. Debemos tener en cuenta que los cerdos contaminan continuamente los chupetes debido a su forma de beber agua. En consecuencia, esas bacterias (tanto del digestivo como incluso del respiratorio) pueden entrar en las canalizaciones a través del bebedero y acaban formando biofilms.

Nada tiene sentido sin una buena bioseguridad interna

Marco tiene claro que es imprescindible contar con botas, guantes, lavaderos de manos, jeringas y agujas específicas, etc. para cada sala y/o lote. Sin eso, todo lo demás (integridad de lote, “todo dentro, todo fuera”, etc.) no tiene ningún sentido ya que al compartir estos elementos estamos provocando que actúen como fomites y ayuden a la diseminación de los patógenos dentro de la granja.

El lavado de manos es un paso tan sencillo como eficaz. El estudio publicado por Amass et al. (2003) se centró en analizar la velocidad de contaminación entre salas en función de si los operarios se lavaban o no las manos. Y los resultados son sorprendentes:

  • En tan solo 2 días durante los cuales el trabajador no se lave las manos al pasar de una sala contaminada con un E. coli patógeno a otra donde los animales son negativos, la segunda sala se contamina.
  • Lavarse las manos retrasa este contagio 3 días más.
  • Ducharse y cambiarse de ropa evita la infección de la sala sin problemas patógenos.

Actualmente ya no podemos cubrir nuestras deficiencias de higiene, manejo e instalaciones con la adición de un antibiótico en el pienso como se había hecho hasta hace unos años… “Eso es historia y no va a volver nunca más”, sentencia Marco. 


NOTICIA 21/12 Instalaciones y bioseguridad en las maternidades

En la fase de maternidad, las instalaciones desempeñan un papel muy relevante ya que un correcto uso nos permite reducir la presencia de patógenos.

Como experto en esta fase dentro del grupo de trabajo “Sumando esfuerzos, Luis Sanjoaquín (Thinkinpig) nos da las claves para llevar a cabo el control de patógenos en esta fase y, con ello, lograr una mejora del estatus sanitario.

Además, en la mesa redonda salió a debate la relación entre el dimensionamiento de granjas y la hiperprolificidad, un aspecto que cada vez está adquiriendo una mayor importancia.

Limpieza, limpieza y más… bioseguridad 

Ante el boom de diarreas neonatales que estamos teniendo, Sanjoaquín tiene claro que la solución es multifactorial también en cuanto a instalaciones y bioseguridad.

Ahora más que nunca aspectos como una buena limpieza y desinfección o el “todo dentro, todo fuera” adquiere una importancia capital.

Bajo su punto de vista, lo más importante en las instalaciones de maternidad es:

  • Limpieza y desinfección muy estricta.
  • Secado de las salas.
  • Limpieza de las cerdas antes de entrar a las salas de maternidad.
  • Retirar las heces de las cerdas de forma frecuente tanto antes del parto como los primeros días posparto.

Los procesos de bioseguridad mejoran la salud de las cerdas y, por tanto, la de los lechones.

Esta mejora permite un aumento en su vitalidad, la cual conlleva:

  • Reducción de los movimientos entre camadas: mejora el control de los patógenos en granja y, por lo tanto, el estatus sanitario de la misma.
  • Mejora de la salud intestinal.
  • Aumento del consumo de pienso.
  • Incremento del peso al destete, tan importante para el control de las diarreas posdestete.

En cuanto a la bioseguridad externa, lo más importante es evitar la entrada de patógenos a la granja para mantener esa estabilidad sanitaria tan necesaria para mejorar la salud de los animales.

A nivel interno, es imprescindible controlar los patógenos en granja para lograr que se estabilice la situación. En este punto el “todo dentro, todo fuera” es fundamental así como tratar de limitar al máximo los movimientos en maternidad.

Sanjoaquín y Enric Marco (Marcovet Grup) tienen claro que, a mayor distancia de bandas, mejor se cumplen las medidas de bioseguridad, cortando así la transmisión de enfermedades. Esto es debido a que se deja más tiempo para la limpieza así como de descanso sanitario y, además, este distanciamiento hace más difícil retrasar lechones.

¿Redimensionar las granjas o reducir censos?

Durante la mesa redonda, Lorenzo Fraile (Universitat de Lleida) trajo a la discusión el dimensionamiento de granjas y la hiperprolificidad. En su experiencia las granjas han incrementado su producción con la incorporación de cerdas hiperprolíficas pero no han reajustado su manejo o las densidades de las transiciones.

Fraile remarca también que, al no dimensionar, se acaban utilizando flujos continuos para reducir el impacto del incremento productivo y no mezclar orígenes… Un paso muy peligroso porque puede generar un aumento en los problemas sanitarios.

Marco dio la razón a Fraile pero achacó el problema a la alta demanda de granjas o de producción que existe en el mercado, lo que genera una competencia feroz entre empresas de la que algunos propietarios de granja se pueden llegar a aprovechar si no se satisfacen ciertas demandas.

Sanjoaquín añadió que es muy difícil convencer a los ganaderos de redimensionar las granjas cuando pasan a genéticas hiperprolíficas, pues aun aumentando densidades y mortalidades en transiciones mal dimensionadas el número de lechones producidos sigue siendo mucho mayor.

Marco también pide a la administración que se implique en la retirada de permisos en aquellas explotaciones que no estén adecuadas o no cumplan los estándares mínimos para alojar cerdos.

En caso contrario, advierte, habrá un porcentaje de ganaderos que nunca acometan mejoras debido a la alta demanda de plazas de producción. Miguel Ángel Higuera (Anprogapor) subraya, además, que son los reales decretos de ordenación los que deben establecer dichos mínimos legales.


NOTICIA 15/12 La importancia de la salud del tracto gastrointestinal en los lechones

Ahora que ya tenemos clara la importancia que tiene el destete y cómo la nutrición puede ayudar a los lechones en esta fase, Gonzalo González Mateos (Universidad Politécnica de Madrid), experto en nutrición dentro del grupo de trabajo “Sumando esfuerzos”, nos habla sobre la nutrición y salud del tracto gastrointestinal.

Para González Mateos, los parámetros más importantes a tener en cuenta en relación con la salud intestinal (microbiota, fermentaciones en el ciego,...) a la hora de formular sin óxido de zinc son:

  • Presentación del pienso: gránulo o harina.
  • Tamaño de partícula: evitar tamaños inferiores a 650 micras.
  • Proteína bruta: es importante controlar tanto el nivel como la digestibilidad (a tener en cuenta que la proteína que se digiere no causa problemas digestivos).
  • Producción de ácido clorhídrico (HCl): niveles bajos de HCl resultan en una subida del pH por lo que la pepsina no se activa y la digestibilidad de la proteína disminuye. Además, la actividad de las fitasas y otras enzimas, así como la solubilidad de las sales minerales, aumenta a un pH ácido.
  • Fibra dietética: tipo, calidad y estatus sanitario (insoluble lignificada frente a soluble sin lignificar).
  • Fracción macromineral (en particular el calcio): reduce la palatabilidad y a la vez afecta a la capacidad tampón.
  • Aditivos (suponen una ayuda extra después de revisar todos los demás puntos): ácidos orgánicos, fitasas y otras enzimas, antioxidantes, prebióticos, probióticos, etc.

Hidratos de carbono

El exceso de hidratos de carbono (HC), una vez digeridos, se utiliza para producir energía o se almacena como grasa. Los HC no digeridos pueden ser fermentados en intestino grueso y producir cantidades variables de ácidos de cadena corta (AGCC). Estos ácidos suponen una fuente directa de energía para los colonocitos que favorece su regeneración.

Estos ácidos, con especial énfasis en el caso del butírico, permiten una mejora en la recuperación de la mucosa dañada. Por otro lado, se ha demostrado en medicina humana que el ácido butírico tiene un efecto positivo sobre la inmunidad, efecto que también podría ser relevante en lechones recién destetados.

En resumen, una fermentación en ciego de los HC no digeridos pero fermentados podría ser beneficiosa para el animal, con unos efectos negativos reducidos solo en caso de exceso.

Proteína

El exceso de proteína no se puede almacenar y, además, la fracción nitrogenada de la misma (la que conlleva la producción de aminas, fenoles, indoles, amoniaco y otros metabolitos tóxicos) debe ser eliminada.

Este catabolismo fermentativo de los aminoácidos, en especial de los ramificados (los más problemáticos) conlleva una alcalosis tisular con un incremento del pH de los tejidos. Todo ello (nutrientes disponibles a mayor pH) facilita el crecimiento de Clostridium spp y otros microorganismos patógenos.

Por lo tanto, la fermentación en ciego de la fracción proteica del pienso sí que conlleva efectos negativos importantes sobre la salud intestinal del lechón.

La fibra dietética en lechones posdestete

Tradicionalmente la fibra dietética ha sido considerada como un diluyente y un factor antinutricional en piensos de primera edad ya que se aceptaba que el exceso de fibra:

  • Reduce el consumo, la digestibilidad y el crecimiento del lechón.
  • Facilita la colonización por patógenos del tracto gastrointestinal.
  • Incrementa las diarreas posdestete.

Pero, según González Mateos, esta creencia no está siempre justificada ya que depende de:

  • Las propiedades físico-químicas de la fuente de fibra.
  • El nivel de fibra del alimento en cuestión.
  • Higiene y sanidad de la granja.
  • Edad del animal.

A este particular, la fibra insoluble incrementa la velocidad del tránsito de la digesta en la parte distal del tracto gastrointestinal lo que permite que la digesta avance en dirección al intestino grueso. Esto reduce las oportunidades de crecimiento de bacterias intestinales patógenas.

En cuanto al efecto sobre la fisiología digestiva y la productividad de la fibra dietética en nutrición porcina, cabe destacar que:

  • No es necesariamente un componente negativo de los alimentos. Depende tanto del tipo y cantidad de fibra como de las condiciones higiénico-sanitarias del lechón.
  • Las características fisicoquímicas son claves para entender sus efectos sobre el lechón:
    • Por definición, la fibra no es digerida. Pero puede ser fermentada, especialmente si es soluble y poco lignificada. Así, la pulpa de remolacha tiene un efecto positivo en:
      • Lechones de mayor edad (a partir de los 7-10 días posdestete): al fermentar aumenta la producción de ácidos grasos volátiles.
      • Cerdas gestantes: debido a su efecto saciante mejora el comportamiento del animal al reducir el estrés causado por el ayuno.
    • En el caso de la cascarilla de avena, y otras fuentes de fibra insoluble, su efecto principal consiste en mejorar la motilidad de las paredes digestivas, lo que permite “arrastrar” la digesta por el tracto gastrointestinal. Además, este tipo de fibra afecta la “micromotilidad” de la mucosa digestiva con efectos positivos sobre el crecimiento y desarrollo de las vellosidades intestinales.
  • Nuevos aspectos beneficiosos de la fracción de la fibra insoluble:
    • Fisiología del digestivo: mejora de la anatomía y del funcionamiento del tracto gastrointestinal.
    • Reducción del estrés, mejora del estatus sanitario y cambio del perfil de la microbiota.
    • Aumenta la retención del agua y, por lo tanto, la consistencia de las heces.
  • En todo caso, es recomendable el uso de niveles moderados de fibra ya que el exceso es siempre perjudicial (reducción del consumo de pienso y del rendimiento de la canal).
  • Es aconsejable utilizar el concepto fibra neutrodetergente (engloba: lignina + cutina, celulosa, hemicelulosas y parte de las pectinas) en lugar del de fibra bruta ya que incluye 2-3 veces mayor cantidad de fibra que la fibra bruta (lignina + cutina y gran parte de la celulosa).

Fibra soluble

En lechones posdestete, la fibra soluble poco lignificada:

  • Puede fermentar en intestino grueso. La producción de ácidos grasos volátiles conlleva una reducción del pH y, en consecuencia, una inhibición de crecimiento de microorganismos patógenos. Por otro lado, hay que tener en cuenta que la capacidad de fermentar la fracción de fibra del alimento es limitada la primera semana posdestete.
  • Es una fuente directa de energía para el colonocito:
    • Incremento de la proliferación celular de la mucosa digestiva.
    • Regeneración rápida del epitelio.
    • Facilita el crecimiento de las vellosidades.
  • Permite la estimulación del sistema inmunitario (aquí es donde entra en juego el ácido butírico).

Fibra insoluble lignificada

Desempeña un papel importante en la nutrición de los lechones posdestete pero totalmente distinto al de la fibra soluble poco lignificada. En este caso:

  • Mejora de la fisiología digestiva:
    • Aumento de la macro y micromotilidad de las paredes digestivas y el desarrollo de las vellosidades intestinales.
    • Incremento de la velocidad de tránsito en intestino delgado.
    • Reducción de la capacidad de adherencia bacteriana a la mucosa digestiva, con menor incidencia de procesos diarreicos.
  • Reducción del estrés causado por problemas de la fisiología digestiva con un incremento notable del bienestar animal.

¿Qué papel desempeña el calcio?

En general, los niveles de calcio en dietas posdestete han estado sobrevalorados. Sin embargo, debemos considerar los problemas relacionados con el exceso:

  • Disminuye la palatabilidad y el consumo voluntario de pienso.
  • Interacciona con la absorción del fósforo y del zinc así como con otros elementos traza.
  • Incrementa el pH digestivo y disminuye la capacidad tampón con la consiguiente reducción de:
    • Actividad de la pepsina.
    • Solubilidad de fosfatos y fitatos y, en consecuencia, de la actividad de las fitasas.
  • Disminuye la actividad de las enzimas exógenas causando disbiosis en el tracto gastrointestinal.
  • Reducción del espacio en fórmula encareciendo el coste del pienso.
  • Debemos considerar que a pesar de su coste “reducido”, el calcio es el nutriente “más caro” en los piensos para lechones.

¿Qué sucede con la acidez y el pH gástrico?

  • Activación del pepsinógeno (muy importante cuando los lechones reciben piensos con exceso de proteína).
  • La solubilización de los fitatos y de las fuentes minerales mejora la actividad fitásica.
  • Disminución de la capacidad tampón de los ingredientes (cuanto más baja sea la capacidad tampón mejor para el funcionamiento del sistema digestivo):
    • Los minerales tienen mayor capacidad tampón en términos relativos (aprox. 4.000 mEq HCl/kg) que las proteínas (aprox. 400 mEq HCl/kg). Los cereales son los que tendrían menor capacidad tampón (aprox. 100-150 mEq HCl/kg).
    • Se recomienda disminuir el nivel mineral de sales de fósforo, calcio y ZnO así como el de proteína bruta.
    • Es importante controlar el contenido en calcio y el pH del agua de la granja.

Aditivos y antibióticos

En cuanto al papel que desempeñan los aditivos dentro del campo de la salud intestinal, es importante tener muy en cuenta que ningún aditivo es un antibiótico y, por lo tanto, tienen un mecanismo de acción que es diferente. Por lo tanto, cabe destacar las diferencias clave entre aditivos y antibióticos a la hora de su utilización en alimentación animal:


NOTICIA 13/12 El papel del óxido de zinc en la alimentación posdestete de los lechones

Muchos agentes del sector porcino han puesto la mirada en las fábricas de piensos buscando la alternativa perfecta al óxido de zinc pero, como ya te habrás dado cuenta en anteriores entregas, no existe una solución “mágica” que cubra toda la casuística.

Como experto en nutrición dentro del grupo de trabajo “Sumando esfuerzos, Gonzalo González Mateos (Universidad Politécnica de Madrid) nos da las claves para facilitar que la retirada del óxido de zinc de las granjas de producción porcina sea un éxito.

A continuación se describen algunos puntos clave que permiten reevaluar de forma adecuada los objetivos nutricionales posdestete para asegurar una adaptación correcta dando prioridad al control de procesos diarreicos.

El destete, un periodo crítico en la vida del lechón La fase del destete es un momento crítico en la vida del lechón.

Y lo es debido al incremento en la demanda energética, aumento que es debido a una serie de eventos clave que tienen lugar en esta etapa:

Además, hay una serie de mecanismos fisiológicos que, ante la escasez de aporte de nutrientes, pierden prioridad para el lechón:

En resumen, el lechón reduce gastos en lo que no es prioritario ya que su objetivo es que el balance de la ingesta menos gastos sea positivo (superior a 0).

Como consecuencia de todo ello, una vez el lechón reinicia el consumo de pienso, la digesta no digerida se acumula en el intestino grueso con proliferación de la microbiota patógena e inicio de procesos diarreicos.

La palatabilidad del preiniciador es clave cuando el objetivo es incrementar el consumo voluntario de los lechones

El pienso preiniciador es muy importante para ese arranque posdestete y ayuda a que los lechones no pasen tantas horas en ayuno cuando se separan de las cerdas.

Para González Mateos, los piensos de preiniciación deben cumplir una serie de criterios básicos para que su palatabilidad cumpla con las necesidades de consumo de los lechones:

Objetivos en la producción de lechones de los 7 a los 10 kg de peso vivo

En esta fase de producción y con el reto que nos espera, el objetivo final es mantener unos pesos vivos e índices de conversión (IC) al sacrificio similares a los actuales, independientemente de la presencia o ausencia de óxido de zinc en el pienso.

En los últimos 30 años, se ha priorizado conseguir buenos IC al menor coste posible. Por ello, eran frecuentes los destetes a los 18-21 días para aumentar el número de partos por cerda y año y con porcentajes de mortalidad y de animales retrasados en esta fase de precebo alrededor del 3-5 %.

Para ello los piensos posdestete incluían antibióticos (frecuentemente en forma de “cocktails”) y óxido de zinc (y/o cobre, a dosis farmacológicas). Los piensos se suministraban granulados, con alta concentración en energía, proteína y macrominerales. Además, la cantidad de fibra bruta solía ser reducida con una molienda fina de los ingredientes para mejorar la digestibilidad.

González Mateos tiene claro que todo esto debe cambiar una vez se aplique la prohibición del óxido de zinc en las granjas ya que, a partir de ese momento, reducir la mortalidad posdestete y la incidencia de lechones retrasados (colas) va a ser mucho más importante que los grandes crecimientos espectaculares en las 2-3 primeras semanas posdestete.

La prohibición del uso de ZnO junto a la de antibióticos como preventivo, obligará a centrar los esfuerzos en reducir la incidencia de diarreas, lechones desmedrados y la mortalidad (que aumentará hasta el 5-7 % al principio y hasta que aprendamos a gestionar los cambios y la nueva situación de la explotación). Además, tiene claro que habrá que ir a destetes tardíos (24-28 días), a fin de mejorar el aprendizaje en el consumo de agua y pienso y aumentar los pesos vivos y la uniformidad de los lechones en el momento del destete.

Además de destetar exclusivamente lechones “maduros “ (edad ≥ 25 días; y PV ≥ 6,5 kg), las camadas uniformes deben ser la prioridad total y absoluta de las salas de maternidad.

Por otro lado, será vital reducir al mínimo situaciones que puedan generar cualquier tipo de estrés al lechón en relación con la higiene, sanidad, manejo e inmunidad, entre otros.

El estrés es la principal causa de la falta de uniformidad en los lechones. Debemos tener claro que si el peso medio de los lechones es adecuado para su edad (por ejemplo 7 kg a los 25 días), la uniformidad será buena por principio.

En cuanto a los piensos posdestete sin óxido de zinc, conviene evitar moliendas muy finas y la presencia de gránulos excesivamente duros, así como realizar controles exhaustivos incluyendo la calidad de los ingredientes (maíz y soja), de los piensos terminados y de los procesos de fabricación.


NOTICIA 30/11 Retirada del óxido de zinc: la fase de transición es la etapa más crucial

Mantener la integridad del lote, mejorar la salud digestiva al destete, reducir dispersión de pesos y, por último, ofrecer diferentes opciones de pienso y agua al lechón en el destete para que le sea fácil empezar a comer.

Estos son los puntos clave en cuanto al manejo en la fase de transición para que la retirada del óxido de zinc de las granjas de producción porcina sea un éxito. Enric Marco (Marco Vetgrup SL) pone el foco en los factores más relevantes y en cómo manejarlos.

El destete es un momento crítico donde confluyen varias situaciones de estrés y donde hay que trabajar para minimizar el impacto de ese estrés en la salud intestinal del lechón.

Como parte del grupo de trabajo “Sumando esfuerzos, Marco recuerda que el abordaje de las diarreas posdestete no debe hacerse independientemente de la fase de maternidad, ya que la fase de transición es una continuidad.

1. Genética

La microbiota es fundamental y desconocemos su funcionamiento o cómo manipularla para tener un perfil de animales sanos. Sin embargo, sí que sabemos qué factores impactan en la microbiota; entre ellos:

Marco considera que este debe ser un campo para investigar y que podría ser de ayuda para tener animales mucho más sanos desde el punto de vista intestinal.

2. Higiene

“El concepto de higiene en producción porcina es errónea”, así de contundente se muestra Marco, que recalca que algunos elementos de las granjas no se están lavando bien. Consideramos un lavado correcto al lavado a presión con detergente, añadir desinfectantes y dejar secar.

Pero… ¿Cuánta gente levanta las rejillas y limpia las fosas? ¿Cuántos realmente limpian las tuberías de agua o desmontan los chupetes para lavarlos?

Varias investigaciones muestran que la contaminación por enterobacterias en el suelo se reduce en la mayoría de las explotaciones porcinas del estudio después del lavado. Sin embargo, en esas mismas granjas, esa reducción no se aprecia cuando se mira la contaminación en comederos y bebederos, que es donde el lechón va a comer y beber.

En cuanto a las fosas, Marco recuerda el papel transmisor que tienen las larvas de mosca. Y, sobre las tuberías del agua, destaca que el hecho de clorarla no es suficiente ya que los chupetes, que están continuamente siendo contaminados por los cerdos, son una puerta de entrada de las bacterias a las canalizaciones, donde pueden formar biofilms.

3. Integridad de lote

El concepto de integridad de lote define al grupo de lechones o cerdos que nacen en un momento determinado y van siempre unidos como una unidad hasta el matadero.

Marco tiene claro que mantener la integridad del lote en granjas con cerdas hiperprolíficas va a suponer un reto, coincidiendo con la opinión de Sanjoaquín, ya que aumenta la variabilidad de pesos y crecimientos.

Para Marco, debemos empezar de perder de vista la igualdad física y estética en pos de una igualdad de edad y de grupo.

Como se ha comentado anteriormente, en esta fase es importante no perder de vista lo que pasa en la maternidad para tener lechones con buenos pesos, un punto crítico de cara a mantener la integridad de lote.

Otro factor que afecta a la integridad de lote es el uso de manejo en bandas en las explotaciones de reproductoras. Así, para Marco, cuanto más amplia es la banda, más separados están los lotes, menor rotura de lotes se produce y mayor es la interrupción de la cadena de transmisión de patógenos.

La bioseguridad interna en las transiciones se debe extremar hasta el punto de tener botas, guantes, lavaderos de manos, jeringuillas y agujas específicas por lote o sala. Estos elementos de bioseguridad interna son especialmente relevantes en transiciones con distintos grupos de edad para evitar la transmisión de patógenos entre salas.

En un trabajo publicado sobre el tiempo de contaminación de lechones en diferentes salas cuando el personal se mueve de una sala a otra, el tiempo de transmisión de E. coli de una sala con lechones infectados a otra con lechones no infectados fue de solo 2 días, mientras que si antes de entrar en la sala se lavaban las manos el tiempo necesario para la infección aumentaba a 5 días y si se obligaba a una ducha con cambio de ropa y calzado, la infección no se producía.

Marco tiene muy claro que debemos cambiar los estándares y la manera de hacer las cosas si queremos trabajar sin óxido de zinc y mantener la reducción en los tratamientos antimicrobianos.

4. Entrenamiento a dieta sólida

El lechón toma lo que necesita de la madre, tanto líquido como sólido. En el destete, el lechón lo va a tener bastante más difícil, va a tener un sitio para comer y otro para beber. Les debemos ayudar: acceso a agua y pienso de diferentes maneras y en cantidad para que el lechón lo encuentre fácil, antes y empiece a comer pronto.

El hecho de que el lechón no coma rápido desencadena diferentes problemas de salud intestinal, ya que el ayuno que sufre el lechón en el posdestete afecta a las vellosidades intestinales.

Los animales que no saben comer pierden más peso y tienen una ganancia media diaria menor en los siguientes 28 días posdestete. Esto también aumenta el riesgo de tener diarrea posdestete, concretamente un Odds Ratio de 33 veces respecto a los animales que comen desde un inicio.

5. Factores específicos del posdestete

Marco tiene claro cuáles son los factores que afectan específicamente a los lechones en la fase de transición.

5.1. Dieta

Este punto lo profundizaremos en próximas entregas de la mano del experto en nutrición Gonzalo González Mateos (UPM).

5.2. Manejo

En el manejo, Marco tiene claro que el mayor reto son las cerdas hiperprolíficas.

Muchas granjas han empezado a producir con cerdas hiperprolíficas sin redimensionar las transiciones y, como consecuencia, aumentan las densidades y los espacios de comedero se ven comprometidos.

Todo ello se traduce en situaciones de estrés, que no son las correctas para prevenir las diarreas.

5.3. Ambiente

Los puntos críticos del ambiente de las transiciones son la temperatura, las corrientes de aire y las humedades.

Para Marco, lo primero que debemos evitar es la sensación de frío del lechón, sin importar lo que marque el termómetro de la sala. A veces la temperatura es la correcta y los lechones se apilan porque hay corrientes de aire.

¿Por qué es importante evitar el frío? Si los lechones sufren frío van a retrasar el tiempo para explorar comederos y bebederos con el consiguiente ayuno.

Si no conseguimos resolver primero los problemas ambientales, no conseguiremos detener el problema de las diarreas con óxido de zinc y antibióticos.

También una sala muy caliente puede dar problemas. Si la sala no está bien precalentada puede aumentar la humedad, que se concentrará en las superficies frías haciendo que el lechón cambie el patrón de dormir (elegirá las zona de las rejillas).

En resumen, Marco lo tiene claro: aunque haya elementos para medir los parámetros ambientales no servirá de nada hacerlo si no miramos primero a los animales.


NOTICIA 23/11 Sin un buen manejo en la fase de maternidad, muchos esfuerzos posteriores serán en vano

Hacer un buen encalostramiento, minimizar movimientos de lechones y sistemas de nodrizas, aumentar la edad y peso del lechón al destete…

Todo ello sin olvidar el uso y manejo de cerdas hiperprolíficas, que supone un reto añadido a la retirada del óxido de zinc ya que impacta directamente en diferentes puntos críticos de control de las diarreas.

Como experto en manejo y reproducción porcina dentro del grupo de trabajo “Sumando esfuerzos”, Luis Sanjoaquín (Thinkinpig) nos da las claves para que este manejo sea todo un éxito, siempre con la retirada del óxido de zinc de las granjas de producción porcina en mente.

1. Hiperprolificidad

Para Sanjoaquín, la cerda hiperprolífica es aquella que podría definirse como la:

En Dinamarca, país con genética mayoritariamente hiperprolífica, sus valores de nacidos totales en el 2017 y en el 2019 fueron de 18,7 y 19,4 respectivamente.

La consecuencia más directa de este hecho es que se están aumentando el número de nodrizajes para llegar a destetar el mayor el número de lechones posible y esto conlleva a un aumento claro de la variabilidad de pesos.

Una variabilidad que, tal y como demostraron Jansen et al. en 2015, tiene una relación directa con la mortalidad y el posterior desarrollo del animal.

2. Encalostramiento

El calostro es la primera leche segregada que constituye el primer alimento del lechón. Sus funciones esenciales incluyen:

La transferencia de inmunidad a través del calostro es un proceso de vital importancia para el lechón pues nacen carentes de inmunoglobulinas y necesitan entre 2 y 4 semanas para desarrollar su sistema inmunitario completamente.

La calidad del calostro en cuanto a su concentración en inmunoglobulinas depende de:

En cuanto al volumen, el lechón requiere de 172 g/kg peso vivo de calostro y este volumen producido por cerda aumenta con el número de lechones nacidos vivos. Sin embargo, a partir de 14 lechones nacidos vivos la producción extra de calostro no es suficiente por cada lechón que nazca de más.

Una cantidad insuficiente de calostro por camada favorece a la aparición de enfermedades en paridera (deficiente traspaso de inmunidad pasiva, incremento de diarreas en lactación) y dificultar el posterior desarrollo del lechón (sobre todo en cuanto al sistema inmunitario tras el destete).

3. Sistemas de nodrizaje

Cada lechón que movemos en la paridera sufre una pérdida de 300 gr en el destete, sin embargo, el número de lechones que se mueven en la paridera se mueve entre el 30 y el 70 % (en países con altos números de nacidos vivos puede llegar a ser del 90 %).

El objetivo de los sistemas de nodrizaje es el de conseguir destetar el mayor número de lechones bajo madre con el mínimo número de movimientos posible. Para ello, se han de mover lechones dentro de las primeras 24 horas de vida, y se ha de elegir el sistema de nodrizaje que no perjudique ni la edad ni el peso al destete.

Sanjoaquín recomienda no mover lechones hasta pasadas las primeras 24 horas de vida para optimizar el proceso de encalostramiento así como minimizar las adopciones y, sobre todo, los nodrizajes.

4. Manejo de la alimentación del lechón

La edad del lechón al destete (21 frente 28 días de vida) y el tiempo de ayuno tras el destete son dos de las variables más importantes que determinarán el éxito de la adaptación del lechón en la fase crítica del destete.

En esta última semana, un porcentaje muy alto de los lechones arranca a comer en maternidad ya que su capacidad de crecimiento y sus necesidades de consumo son superiores a la producción de leche que ofrecen las cerdas.

Sanjoaquín aconseja:

5. Calidad y edad del lechón al destete

El manejo elegido en el momento del destete determina las dispersiones de los pesos.

En una distribución normal de pesos, en animales que se destetan a 21 días, encontramos aproximadamente:

6. Estatus sanitario

Actualmente el sector está experimentando un boom de diarreas neonatales, y Sanjoaquín considera que las soluciones únicas para este problema son irreales. Es decir, no existe una solución única para sustituir al óxido de zinc.

Para mejorar este estatus sanitario se debe crear un compendio de medidas, una solución a este proceso multifactorial, que puedan ser revisadas en todas las granjas a la hora de controlar estos procesos.

Entre esta serie de medidas, destaca: limpieza, encalostramientos, adopciones, nodrizas, condiciones ambientales, desinfección estricta, manejo en lotes todo dentro/todo fuera, etc.

7. Condiciones medioambientales

La limpieza y desinfección es básica para Sanjoaquín, que añade la importancia del secado de instalaciones.

Por otro lado, recomienda limpiar heces de las cerdas antes del parto y frecuentemente unos días después de parto así como limpiar las cerdas antes de entrar a maternidad para reducir la presión de infección en las salas.

Otro punto que no debemos olvidar es la temperatura: en las maternidades hay que crear dos ambientes diferenciados para que tanto la madre como los lechones estén confortables. Por otro lado, es vital cuidar las corrientes de las salas.

Finalmente, Sanjoaquín recomienda el uso del papel ya que es de gran ayuda durante los primeros días, pero deja claro que se debe retirar posteriormente.

8. Bioseguridad

Es muy importante para minimizar la entrada de patógenos en granja así como su expansión dentro de la misma. Con ello, se logra una mejora del estatus sanitario.

Los procesos de bioseguridad (tanto externa como interna) mejorarán la salud de las cerdas y, por tanto, de los lechones.

Unos lechones con un buen nivel de sanidad presentan una mayor vitalidad, permiten una reducción de los movimientos y cambios de grupo, tienen una mejor salud intestinal, aumentan el consumo de pienso…


NOTICIA 16/11 Los 5 puntos clave para el abordaje multifactorial ante la retirada del óxido de zinc

Para que el sector porcino pueda abordar con éxito el reto que supone la retirada del óxido de zinc en las granjas, lo primero que debe hacer es revisar los conceptos básicos.

Unos conceptos básicos con el punto de mira en la reducción del estrés del lechón en los momentos clave de la producción, como van a ser el destete y el posdestete.

Además, estos no se pueden tratar individualmente sino con un abordaje global multifactorial e interdependiente.

Para el grupo de trabajo “Sumando esfuerzos”, los 5 puntos clave más importantes a tener en cuenta para este enfoque multifactorial son: manejo, alimentación, condiciones ambientales, higiene e instalaciones y el uso de vacunas.

Manejo

Luis Sanjoaquín (Thinkinpig) repasó los puntos clave en cuanto al manejo en maternidades:

Ofrecer diferentes opciones de pienso y agua al lechón en el destete para que le sea fácil empezar a comer son puntos clave para Enric Marco (Marcovet Grup). Además, Marco remarcó que el abordaje de las diarreas posdestete no debe hacerse independientemente de la fase de maternidad, ya que la fase de transición es una continuidad.

Finalmente, se destacó que el uso y manejo de cerdas hiperprolíficas va a ser un reto añadido a la retirada del óxido de zinc ya que impacta directamente en diferentes puntos críticos de control de las diarreas.

Alimentación

Es imprescindible reevaluar los objetivos nutricionales posdestete para asegurar una adaptación correcta dando prioridad al control de procesos diarreicos. Debemos tener claro que no existe una solución “mágica” que cubra toda la casuística.

Gonzalo González (Universidad Politécnica de Madrid) destacó las siguientes ideas como resumen de los puntos más importantes relacionados con la alimentación:

Condiciones ambientales

En este punto la clave es respetar el confort del lechón. Hay que proporcionarle un ambiente adecuado para que pueda explorar y conseguir, como objetivo final, que se reduzcan los tiempos de ayuno.

Para Sanjoaquín, en la maternidad los puntos críticos son la diferenciación entre la temperatura de las cerdas y los lechones, la ausencia de corrientes de aire en las salas y el uso del papel durante los primeros días (supone una gran ayuda pero debe ser retirado).

En cuanto a la fase de transición, Marco se centró en la importancia de la sensación del lechón. Los puntos críticos del ambiente de las transiciones son:

Higiene e instalaciones

Tanto Sanjoaquín como Marco recalcaron la importancia de maximizar los estándares de limpieza y desinfección que tenemos en las explotaciones porcinas, unos estándares que deben mejorar ya que actualmente no son suficientes.

En este punto se incluye tanto la limpieza de partes de las instalaciones que no se lavan adecuadamente (comederos, fosas o chupetes) como la limpieza y desinfección asociada a la bioseguridad interna y al movimiento de objetos y trabajadores entre salas.

Uso de vacunas

Las vacunas son clave como método de prevención. Su uso debe apoyarse en un diagnóstico preciso y una correcta administración. Además, es importante hacer un seguimiento a través del análisis de datos para asegurar un resultado óptimo en cada granja.

Para Miguel Claver (Elanco), la evaluación de los resultados de la vacunación en su totalidad tiene como punto básico e imprescindible contar con datos (productivos, económicos, fundamentalmente) y tiempo.


NOTICIA 08/11 La retirada del óxido de zinc se debe abordar con un enfoque multifactorial

Para este reto es imprescindible que cada productor haga una reflexión y auto-evaluación de su casuística así como un análisis exhaustivo a nivel individual.

Los expertos que forman el grupo de trabajo “Sumando esfuerzos” consideran que se debe evitar pensar que la solución vendrá dada desde la fábrica de pienso, como hasta ahora, o que habrá una extensión del plazo de uso del óxido de zinc.

En marzo del 2019, el Comité de Medicamentos de Uso Veterinario (CVMP) confirmó que el periodo de retirada de estos productos no podría ser superior a los 5 años, siendo la fecha límite el 26 de junio del 2022.

¿Qué va a suceder cuando se retire el óxido de zinc de las granjas de producción porcina?

Miguel Ángel Higuera (director de Anprogapor) baraja tres posibles escenarios en el momento de la retirada del óxido de zinc:

¿Está el sector porcino preparado para abordar este reto?

Preguntados por la preparación actual del sector algunos de los expertos creen que el sector ya se está informando y preparando, mientras que otros consideran que el sector lo tiene en el punto de mira pero no está haciendo lo suficiente todavía, aunque sea un tema que les preocupa.

Higuera comentó que las empresas están probando diferentes estrategias sin tomar todavía una decisión final y que un grupo todavía reducido ya habría empezado a trabajar sin óxido de zinc.

Además, afirmó que el grupo más proactivo estaría compuesto por las fábricas de venta libre de pienso. También advirtió de que muchas empresas están todavía esperando una receta milagrosa que les haga la vida más fácil y por eso está aplazando la decisión final.

En esa misma línea se definió Gonzalo González (Universidad Politécnica de Madrid), que en su contacto con las empresas ve que están preocupadas, pero no ocupadas y que están primordialmente buscando alternativas para sustituir el óxido de zinc con menos atención de la que sería necesaria en los cambios estructurales.

“Eso sólo no va a funcionar” mencionó González en relación con el abordaje únicamente desde el punto de vista de la nutrición. Es un problema multifactorial y “hay que ver que se hace de forma conjunta entre nutrición, manejo y patología”.

También habló de empresas que están intentando evitar el uso del óxido de zinc pero que no consiguen controlar las diarreas en lechones porque no lo abordan de una forma multifactorial. “Para mí el manejo es lo importante” sentenció.

Finalmente, González añadió que, a parte del manejo, están otros factores como el uso de vacunas y cambios en la alimentación.

Enric Marco (Marcovet Grup) expuso que un porcentaje muy bajo de empresas está realmente preparado para afrontar este reto y que muchas de las que no lo están esperan que la solución venga del lado de la nutrición y del nutrólogo.

También afirmó que la solución no es sencilla ya que serán diferentes respuestas las que se deberán ir implantando.

Según Luis Sanjoaquín (Thinkinpig), muchas empresas saben que los cambios van asociados a costes y por ello están esperando lo máximo posible a implementar esas medidas. También reflexionó que esa desventaja de implementar los cambios hoy se puede transformar en una ventaja el día del cambio debido a una mayor experiencia en el proceso.

Higuera corroboró la afirmación de Sanjoaquín diciendo que aproximadamente un 40 % de la industria está haciendo pruebas y que no las van a hacer efectivas hasta abril o mayo del 2022, a fin de minimizar el impacto económico de los cambios.

¿Cuál es el mayor miedo del sector ante la retirada del óxido de zinc?

González considera que el impacto de la mortalidad va a ser más importante que el aumento de costes. Por otro lado, comentó que actualmente está viendo un mayor número de casos de edemas, teóricamente asociados a la retirada del óxido de zinc... Una afirmación con la que estuvieron de acuerdo el resto de integrantes del grupo de trabajo.

Curiosamente, según la experiencia de alguno de los ponentes el veterinario parece ser uno de los más reacios a quitar el óxido de zinc, precisamente por el temor al aumento de carga de trabajo debido a las mortalidades.

Lorenzo Fraile (Universitat de Lleida) abordó el tema de la multifactorialidad de la mortalidad y la necesidad de plantear muy bien los estudios para reducir el impacto de distintas covariables. Además, en su opinión, se debería ayudar a los compañeros veterinarios con formación para poder valorar los productos disponibles en el mercado de forma objetiva.


NOTICIA 2/11 - ANPROGAPOR: Miguel A. Higuera

La fecha 26 de junio de 2022 es un hito para la producción porcina ya que marca el fin de la moratoria establecida en España para retirar las autorizaciones de comercialización y venta de los medicamentos veterinarios que contengan óxido de Zinc (ZnO) y, por lo tanto, desaparece una herramienta controvertida y efectiva para el control de las diarreas posdestete en ganado porcino. 

Dentro de la campaña de información, sensibilización y acción que se está desarrollando desde el PRAN, Elanco y ANPROGAPOR se lleva a cabo una fase de contacto directo con el sector porcino en las diferentes zonas de España. 

El objetivo de esta fase de contacto es ir abordando la situación y grado de actividad que hay en este aspecto y gracias a ellos ya podemos tener un estado de situación previo al lanzamiento de contenidos desarrollado por el grupo de expertos de “Sumando Esfuerzos”. 

Esta situación la podríamos resumir en los siguientes puntos: 

                - Una gran mayoría de empresas están sensibilizadas, muchas de ellas están trabajando en determinar la forma más eficiente de hacer el paso. 

                - Otras empresas ya se han adelantado y están trabajando sin ZnO. 

                - El resto de empresas, las menos, están trabajando en la estrategia que van a seguir. 

Para todas, la campaña “Sumando esfuerzos” es una iniciativa muy bienvenida, conscientes que les puede ayudar a determinar los pasos a seguir en este camino. 

                  - Sensibilización sobre lo que está por venir para los que no se acordaban o esperaban que no pasara. 

                  - Ayuda en el desarrollo de un plan de acción individual empresa por empresa y sistema por sistema. 

En resumen, la campaña “Sumando Esfuerzos” realizada por PRAN, Elanco y ANPROGAPOR está siendo muy bien recibida desde el punto de vista de ser útil para la sensibilización a todos los niveles: gerencial, técnico y ganadero y así facilitar gracias al hilo conductor de la campaña, el diálogo y la conexión entre partes para establecer un plan de acción específico para cada empresa, zona geográfica y sistema de producción. 

Hay un grado de actividad desarrollándose ya en este asunto en las empresas del sector lo cual es positivo, y están deseando conocer más profundamente los contenidos técnicos del material elaborado por los expertos para poderlo incorporar a sus planes de trabajo. 


NOTICIA 25/10 - "Sumando Esfuerzos" por un futuro sin óxido de zinc

Frente al reto de la retirada definitiva del óxido de zinc, el sector porcino debe trabajar unido por este objetivo común. Para ello, es imprescindible la comunicación y la implicación de todos los integrantes de la cadena de producción.

“Sumando esfuerzos” nace de la necesidad de que todo el sector porcino trabaje unido y vaya a una para poder superar este reto antes de julio de 2022.

Es por ello que 4 de los 9 puntos clave definidos por el grupo de trabajo giran en torno a esta unidad:

Uniformidad en los criterios de actuación

Cristina Muñoz (PRAN) recalcó la importancia de que el sector cuente con una seguridad jurídica que debe aportar la Administración. Para ello, se hace más imprescindible que nunca lograr cierta uniformidad y consenso en un tema en el que todos estamos de acuerdo pero frente al cual hay 17 formas de trabajar, tantas como CC. AA. hay.

Relacionado con lo anterior, Muñoz también destacó la unidad de criterios y el hecho de que debemos dejar de trabajar cada uno tan solo en nuestra especialización. Es decir, hay que compartir y comunicar lo que hacemos para poder lograr esa unidad y uniformidad en los criterios, un paso imprescindible para que el sector porcino supere este reto con éxito.

Miguel Claver (Elanco) y Gonzalo González (Universidad Politécnica de Madrid) afirmaron que es imprescindible la implicación y el entendimiento de la problemática de gerentes y directores generales para poder dar mayor flexibilidad al veterinario como interlocutor clave a la hora de coordinar y dirigir los cambios.

Gonzalo, añadió que los tres pilares fundamentales (dirección, veterinario o jefe de producción y trabajadores de granja) tienen que estar alineados o, de lo contrario, la transición a la producción sin óxido de zinc no funcionará.

Enric Marco (Marcovet Grup) concordó con González en que es necesaria la colaboración de las tres partes. El veterinario solo no puede hacer frente a los cambios porque, aunque tenga la formación suficiente, los cambios tienen que ser respaldados por parte de la dirección de la empresa.

El papel del veterinario es clave

El veterinario es uno de los puntos de referencia del ganadero cuando busca soluciones y el veterinario debe saber transmitirle cuales son las alternativas que tiene que barajar o combinar el ganadero para ayudarlo a resolver los problemas y ha de hacer frente al cambio.

Ante la pregunta de qué papel debe desarrollar el veterinario en la transición a la producción sin óxido de zinc en los piensos, Miguel Ángel Higuera (Anprogapor) afirmó que el veterinario es quien debe liderar esa transición y que hay que darle herramientas para que a su vez se forme él y este transmita la información y forme el resto de la cadena.

Marco también expuso que este tipo de enfoques sólo se pueden hacer con gente que es el propietario y que escucha ya que,de lo contrario, hay que tratar de convencer a todas las partes y no siempre todo el mundo está alineado hacia el mismo objetivo.

Preguntado Marco sobre qué argumentos hay que esgrimir para que la gente entienda e implemente estos cambios, respondió que lo mejor es hacer visible la información. Marco recalcó que actualmente ya no podemos cubrir nuestras deficiencias de higiene, manejo e instalaciones con la adición de un antibiótico en el pienso como se había hecho hasta hace unos años. “Eso es historia y no va a volver nunca más” sentenció. Muñoz se alineó con Enric y expuso que el trabajo en común es la única vía para el éxito. Luis Sanjoaquín (Thinkinpig) apoyó la opinión de Muñoz y propuso que el eslogan de la reunión fuese “Sumando esfuerzos”.

González remarcó que en esto todos los ponentes están de acuerdo, e incidió una vez más en la importancia de que esta información llegue de una forma clara y entendible a las directivas de las empresas para que desde allí luego llegue a los otros ámbitos de la empresa.

En resumen, esta transmisión de los conceptos más importantes a abordar debe ser clara y tener impacto en los diferentes eslabones implicados de las empresas para seguir “sumando esfuerzos” de cara a un futuro sin óxido de zinc en las granjas de porcino de España.


NOTICIA 14/10 - Elanco crea “Sumando esfuerzos” para guiar al sector porcino en la retirada del óxido de zinc

Elanco junto a Anprogapor tienen el honor de compartirles una nueva iniciativa lanzada junto a un grupo de trabajo formado por expertos en diferentes ámbitos del sector porcino y que nace bajo el lema “Sumando esfuerzos”: vetconecta.elanco.com/sumando-esfuerzos.

El objetivo de la iniciativa es acompañar al sector y servir de guía frente al escenario de la retirada definitiva del óxido de zinc el próximo 26 de junio del 2022. Para ello, se han consensuado 9 puntos clave para abordar la retirada definitiva del óxido de zinc de las granjas de producción porcina en España.

Lee la nota de prensa completa aquí.

  • Los antibióticos, disminuyen el crecimiento microbiano (en este caso de patógenos) pero también la diversidad de la microbiota. Por otro lado, aumentan la resistencia de los microorganismos patógenos con el uso continuado de los mismos.
  • Los aditivos disminuyen en menor medida el crecimiento de microorganismos patógenos ya implantados en el aparato digestivo del lechón pero favorecen una mayor diversidad de la microbiota y mejoran la respuesta positiva del organismo animal al futuro tratamiento con antibióticos.
    • Incremento de la actividad física: principalmente debido a las peleas entre lechones que afectan a su supervivencia.
    • Necesidades de termorregulación, debidas al cambio de alojamiento.
    • Situaciones de estrés y mejora de la inmunidad.
    • Incremento de:
      • La producción de proteínas de fase aguda (PFA) cuya síntesis tiene lugar en el hígado en detrimento del crecimiento del tejido muscular.
      • En caso de ayunos prolongados, el catabolismo de proteínas musculares para producir PFA de defensa.
    • El lechón come poco o nada el día del destete.
    • El crecimiento muscular.
    • Síntesis de enzimas y HCL: si el animal no come no necesita elementos que faciliten la digestión de los nutrientes. Este mecanismo de ahorro reducirá la digestiblidad de los nutrientes del pienso que ingiera el lechón cuando vuelva a comer.
    • Desarrollo de las vellosidades intestinales: la atrofia de las vellosidades reduce la absorción de los nutrientes que llegarán posteriormente sin digerir al intestino delgado, una vez el animal reinicia el consumo de pienso.
    • Combinación de azúcar, sal y grasa de calidad:
      • Lactosa: probablemente es el mejor azúcar a incluir en el pienso (es el que contiene la leche materna).
      • Utilizar aceites insaturados o de cadena corta ya que son los más similares a los de la leche y, por lo tanto, los más digestibles.
    • Proteínas de origen animal: suponen un mayor coste pero son de más fácil digestión, lo cual ayuda al tracto gastrointestinal de los lechones. González Mateos destaca, entre otros ingredientes, los productos lácteos, el plasma de origen animal y los hidrolizados de mucosa digestiva de porcino.
    • En cuanto a los cereales, el arroz es una fuente energética ideal en estos piensos, seguidos de la avena decorticada (cuyo problema es el enranciamiento de la grasa insaturada que contiene) y el resto de cereales (maíz, trigo y cebada). Sin embargo, en base al precio (arroz) y conservación una vez molidos (avena), todos los cereales indicados gozan de beneficios con su uso.
    • Conviene reducir el nivel de fibra y de calcio en caso de problemas de palatabilidad.
    • El uso de unos aditivos u otros o en combinación debe ser analizado y evaluado antes de su inclusión en el pienso.
    • El uso de antibióticos.
    • El estrés.
    • Su relación con algunas genéticas.
    • Cerda que nos obliga a hacer nodrizas.
    • Cerda que pare más lechones que los que puede amamantar.
    • Cerda con más de 15 lechones nacidos vivos.
    • Inmunitaria (esencial para el lechón).
    • Nutricional (alta disponibilidad energética, 93-95 % digestibilidad).
    • Factores de crecimiento.
    • Tiempo transcurrido tras el parto (disminuye considerablemente a partir de las 12-24 horas posparto).
    • Edad de la cerda: tiene mejor calidad en cerdas con más partos.
    • Poner platos a partir de los primeros 7 días de vida.
    • Cantidades muy pequeñas y tantas veces como sea posible (3-4 al día), para intentar imitar el comportamiento de las cerdas con las subidas de leche.
    • Poner los platos cerca de la cabeza de la madre para que consuman imitando el comportamiento materno.
    • Aporte de leche los primeros días (de día 1 al 10) y cambio progresivo a pienso (día 7-10 de vida hasta el final: los últimos días se le da únicamente el primer pienso y con el mismo manejo que va a recibir en la fase de transición) para reducir el número de nodrizas y favorecer la adaptación del lechón de cara al posdestete.
    • Posibilidad de platos de agua para que empiecen a consumirla.
    • Un 10 % de los animales destetados en el intervalo de peso de >8 kilos.
    • Un 60% en el intervalo de pesos comprendido entre 5-8.
    • Un 30% de los animales en el intervalo de pesos <5 kg.
    • Hacer un buen encalostramiento.
    • Minimizar movimientos de lechones y sistemas de nodrizas.
    • Mantener la integridad del lote.
    • Mejorar la salud digestiva al destete.
    • Reducir dispersión de pesos.
    • Aumentar la edad y peso del lechón al destete.
    • La nutrición es clave para el rendimiento económico de las explotaciones porcinas, pero no puede “derrotar” ni a la genética ni a las malas prácticas de manejo.
    • Una mejora de la productividad posdestete requiere trabajar de forma conjunta en todas las áreas de la producción, incluyendo manejo, sanidad, genética y nutrición.
    • El control del perfil de la microbiota es el principal reto de la producción porcina en el futuro. A día de hoy nos faltan conocimientos esenciales.
    • Los aditivos no son antibióticos ni sustituyen a los mismos ni al óxido de zinc.
    • El uso selectivo en el pienso de aditivos (vs. combinaciones) “debería” aumentar en el futuro.
    • Ideas “lógicas” y razonables funcionan mejor ante la mayoría de los problemas.
    • Temperatura: debemos evitar que el lechón tenga sensación de frío, sin importar lo que marque el termómetro de la sala.
    • Corrientes de aire: pueden estar presentes aunque la temperatura sea correcta, es muy importante evitarlas.
    • Humedades: si la sala no está bien precalentada puede aumentar la humedad, que se concentra en las superficies frías haciendo que el lechón cambie el patrón de dormir, durmiendo en la zona de las rejillas.
    • Optimista: es el escenario al que Anprogapor le gustaría llegar y que se marca como objetivo. Prevé que la gente habrá ”hecho los deberes”, se habrá informado y realizado las pruebas pertinentes de antemano para retirar el óxido de zinc incluso con anterioridad a la fecha prevista. Como consecuencia de que la transición se haya hecho correctamente no se prevé ni un incremento del uso de antibióticos ni pérdidas económicas importantes.
    • Pesimista: se dejarán las pruebas para el último momento y se espera que un tercero (la fábrica de pienso) vaya a solucionar el problema, como venía siendo el caso hasta ahora. Este escenario prevé una mala preparación del sector, cambios precipitados y en el último momento. Los efectos de esta mala preparación se van a notar en graves problemas sanitarios, incremento de mortalidades, aumento del uso de antibióticos y, como consecuencia final, pérdidas económicas graves.
    • Realista: refleja la heterogeneidad del sector porcino español, donde ya hay empresas que están trabajando para la eliminación del óxido de zinc y otras que esperaran a último momento.
    • Casi la totalidad de las empresas son conscientes de que el ZnO se va a retirar. No obstante, en algunos casos todavía hay presente un hilo de esperanza de que al final no se retire, se de más moratoria o incluso que la retirada sea temporal y posteriormente se vuelva a autorizar como ya pasó hace más de 15 años. Desafortunadamente, y sobre todo porque ya hay países que lo han retirado, no hay posibilidad de vuelta atrás en este aspecto. 
    • Curiosidad por lo que otros países están haciendo. Se aprecia 3 niveles: países que ya lo han retirado (NL y FR), países activos en la búsqueda de soluciones antes de que aparezca el problema (DK y ES) y otros países que siguen la corriente con un grado de sensibilización bajo. 
    • Esta misma distribución es también la que tenemos en España, donde: 
    • Dentro de la misma empresa encontramos diferente nivel de sensibilización en función del estrato de tal forma que a nivel técnico y gerencial se tiene identificado el reto y en muchos casos avanzando hacia la búsqueda de su solución en su situación. No obstante, se ha determinado como un punto débil al ganadero, posible sufridor directo de los problemas del día a día. Precisamente para ambos estratos es muy importante la campaña “Sumando Esfuerzos” en los dos aspectos más destacados: 
    • Hay igualmente cierto miedo hacia la heterogeneidad de granjas. Hay granjas en las que la retirada del ZnO no será un problema, otras sobre las que habrá que hacer algunos cambios y unas cuantas donde hay un temor importante a que puedan ser refractarias y no adaptarse de una forma apropiada a la nueva forma de producir. 
    • A nivel técnico, los aspectos que más pueden preocupar son los cambios que alteran la productividad sobre todo si hay que avanzar hacia destetes más largos y, por lo tanto, invertir en infraestructura en la granja. También preocupan los vinculados a los cambios en la dieta por el temor hacia retrasos en el crecimiento que puedan conllevar incremento en el periodo de cebo y, en consecuencia, derivar en una falta de plazas. Hay otros aspectos técnicos más agradecidos como manejo, higiene, limpieza y desinfección, calidad de agua y aire que son puntos que siempre van a ir a favor tanto de la prevención de las diarreas posdestete como de otros problemas sanitarios y que siempre suman a la hora de mejorar la eficiencia productiva. 
    • Es necesario seguir evolucionando en la manera de producir del sector y afrontar este reto como un objetivo común de todo el sector: comunicación y diálogo frente al reto.
    • Indispensable la suma de esfuerzos de los distintos eslabones productivos: veterinarios, productores, empresas de salud animal, integradores y directivos de empresas.
    • Uniformidad en los criterios de actuación: el papel del veterinario va a ser clave como vertebrador de las acciones y de la evaluación de la casuística.
    • Comunicación clara y sencilla entre el sector y la administración sobre la importancia del reto y de la necesidad de prepararse para afrontar el mismo con éxito.
Share on
back to top